Follow by Email

miércoles, 3 de junio de 2009

30





Los años llegan a golpe de aguja. Para el señor reloj no hay sobornos, males entendidos, reclamaciones. El tiempo es el tiempo y de momento: intocable. ¿Algún científico se atreve a questionarlo?

La primera de las mosqueteras en romper el lloro fue Ana y por lo tanto la primera en celebrar los 30 añitos. Y después de tanta crisis cualquiera dice que cumplir uno más despierta el síntoma más que generalizado de esta sociedad. ¡Qué narices, los 30 van a revivirnos! o por lo menos eso es lo que veo que le está pasando a mi amiga del alma.


Próxima parada, la segunda mosquetera: Jess.


Un fuerte abrazo a los que nos acompañan en este periplo